Desde mediados del siglo XV se daba a toda la calle el nombre de ''Caballeros'', tal vez por Juan Caballeros, espartero, que figura como vecino de ella en el Repartimiento de 1552 del Archivo Municipal, o bien por los miembros de su familia o por los hidalgos que allí vivían. A principios del XVI sólo se conociacon este nombre al trozo comprendido entre laas del Barrionuevo y la de Antonio de Nebrija, denominando de ''Francisco Gómez'' al resto de la calle, en cuyo tramo se hallaba una casa de la capellanía de Gonzalo del Castillo, fundada el 29 de octubre de 1553, ante Cristobal García del Ojo.

Al final de dicha centuria ya se le decía ''Empedrada'', por su pavimento, y con ese nombre continuo hasta 1860, en que se rotuló con el que hoy lleva por el ilustre hijo de Lebrija Antonio Cala de Vargas -del que ya hemos hablado en el capitulo anterior-, y si bien se encuentra citada algunas veces como ''Calle de Esparteros'', quizás por un taller de espartería que había en ella.
Entre las casas números 14 y 16 existió una calleja a la que los documento de los siglos XV y XVI no le dan nombre e iba a desembocar -por junto a la cera de la huerta del convento de las concepcionistas- en la actual calle del rosario , como aparece en la escritura de obligación otorgada por Alfonso Benítez de andujar con Antonia Rodriguez, su mujer, y su hijo Cristóbal, a favor de Juan Cotro vecino de arcos , el 26 de abril d 1497, en la que expresa que aquellos tienen una casa en la calleja que va dar de cal de caballeros a pared de San Sebastian..''
Ya en el siglo XVII, por vivir en ella Benito Díaz Tejero - en una casa que antes había perteneció a Inés García de Jarana- se conoció con el nombre de este y también por el de ''Calleja de la Hurta del Convento''. El Protocolo de Memorias Perpetuas del Archivo Parroquial al tratar de la de María de Lara, dice estaba situada sobre unas casas en la calle Empedrada, que en 1801, fecha del Protocolo, eran dos ''la una está en la calle Empedrada, linde la otra que está en la de Mesones o calle de Monjas, que hacen esquina a los cuatros Cantillos, la primera en la Empedrada que media entre dicha casa calle de Monjas y Callejuela cerca de Monas, que desemboca a la que dicen del cuerno y por el centro con dicha cerca de monjas de esta villa''. Parte de esta callea se incorporó al convento en 1841 por razones de salubridad publica.
Las cuatro esquinas que forma esta calle en el cruce con la de Antonio de Nebrija se conocen desde el siglo XVII por ''Los Cuatro Cantillos''. En la esquina de Poniente, en un edificio que antes fue el molino aceitero de ''Don Luis'', llamado así por su propietario, Luis de la Peña Vela, se halla una hornacina con un Crucificado que instaló en 1857 Felipe González Vela, según reza la lápida adosada a su lado derecho
La calle se alcantarilló en 1886 con la contribución de los vecinos, y se adoquinó por acuerdo del Ayuntamiento de 2 de agosto de 1904.

resized_calavargas.jpg

resized_calavargas1.jpg

resized_calavargas2.jpg