Va de la calle de Antonio de Nebrija a la de Blasco Ibáñez.
Refiere Ortiz de Zuñiga en su obra anteriormente citada, que el primero del apellido Céspedes que fue a Sevilla se llamó Alonso de Céspedes, quien tenía dos heramnos: Juan y Pedro. Este último menor de los tres, debió de trasladarse a Lebrija antes de mediar el siglo XVI y residir en esta calle, que con el nombre de "Céspedes" se designa ya en los Repartimientos de Servicios de los años 1552 y 1553.
La casa que habitaba este personaje era propia del patronato de la capilla de Nuestra Señora de la Hiniesta fundado en la parroquia de San Julián de Sevilla por el duque de Alcalá.