Principia en la de la Corredera.
Se llama así desde el siglo XVI por el presbítero Alonso López del Castilo y Quintanilla y un sobrino suyo de igual nombre al que decían "Mozo". Durante las dos centurias siguientes se la nombró también "Calle de Ruedas" por la familia de este apellido que en ella vivió, particularmente por Simón de Rueda, que casó con Ana de Arriaza, hija de Pedro Romero, el 6 de marzo de 1606. En algunos documentos de principios del XIX se cita como "Callejuela del Cristo de la Luz", por la cruz que se divisa desde toda ella situada en una hornacina de la casa número 80 de la calle de Andrés Sánchez de Alba, donde desemboca.