SEVILLA - El nombre que tuvo de antiguo y con el que siempre se le ha conocido ha sido el de "Sevilla", por conducir desde la Plaza del Arco al camino que lleva a dicha ciudad. También se la nombró "Carrera del Fontanal" y "Carrera que va al Fontanal", porque por ella se va a esta fuente.
La Junta revolucionaria acordó llamarla "Calle de Riego", por el militar sublevado en Las Cabezas. El Ayuntamiento republicano la intituló de "Argüelles", por el entusiasta defensor de la Constitución de 1812. En 1904 se nominó "Calle del General de Serna", ilustre militar lebrijano. Los republicanos lo sustituyeron por el de "Pi y Margall", cambiado a su vez por el de "Juan Gavala", ilustre ingeniero lebrijano avecinado en el Puerto de Santa María. El 25 de enero de 1937 se le dio el de "General Queipo de Llano", y nuevamente hoy, "Sevilla".
La primera casa de la acera izquierda de esta calle fue hasta hace poco la antiquísima "Posada de la Concepción", llamada así por haber pertenecido al convento de monjas Concepcionistas.
La casa número 21 estuvo dedicada hasta hace unos años, a cuartel de la Guardia Civil, aunque parece que el Puesto de la Benemérita estuvo primitivamente en El Cuervo, y que en 1860 pasó a Lebrija.
A fines del siglo XVIII, en la casa que hace esquina al llamado "Boquete de la Peña", junto a la que perteneció al Conde de Vistahermosa, existía una posada que en 1797 la llevaba Tomás de Usola, y se le llamaba de la "Santa Cruz". Frente a la posada de la Concepción, lindante con la Aduana Real, se hallaba el "Mesón de de la Flamenca", quizás el citado también como de la "Marquesa".