Se conoció por la calle "calle de la silera", que significa "mimbreras" de las que decía que fue muy abundante en aquel lugar.Creemos que puede derivarse de los "silos", consta que estas excavaciones eran muy numerosas en Lebrija.
Para que los puercos no invadieran sueltos por la villa so pena de 2 maravedinadas. En un libro de Caja de la hermanda del santísimo, del siglo XVII, se la llama de “las lleras”. La junta revolucionaria de 1868 le dio el nombre de “argüelles” y en 1892 se acordó rotular con el nombre de “Eduardo Madero”. Después -no hemos encontrado el acuerdo- se cambio por “San Francisco”. En 1 de febrero de 1935 se le restituyó el nombre del santo de Asís. Esta calle, que comienza en la plaza de Manuela Murube y termina en el campo se empedró en 1818 y se alcantarillo en 1910.