Los regidores de 1860 dedicaron al patrono de Lebrija una de las calles más excusadas de la población. Empieza en la de la victoria, atraviesa la del pozo nuevo y sale a la de Andrés Sánchez de Alva.