Sale de la calle de la Corredera y, cruzando la de Andrés Sánchez de Alva, termina en la calle Nueva. desde comienzos del siglo XVI hasta la primera mitad del XIX se la nombra comúnmente Calle de la Enamorada.
El nombren de Almenas, que también se le da en aquellos siglos y con el acordó rotularla el Ayuntamiento en 20 de septiembre de 1860, se debe a que la dominaban las almenas del torreón del molino aceitero existente en la calle de la Victoria, próxima y paralela a ésta. En una relación del Archivo Municipal sobre las carreteras existentes en Lebrija en el año 1723 se le nombra al trozo comprendido entre las calles de Andrés Sánchez de Alva y Nueva.
Todas las casas de la acera derecha de esta calle pagaban tributo a la Capellanía de Gómez Benítez de Medina, en la descripión de uno de los cuales aparece denominada "Calleja de las Almenas"